JARDINES DE ENSUEÑO

El jardín es un símbolo frecuente en diversas mitologías, antiguas y modernas.

EL JARDÍN DEL EDÉN.

María José Ortega Cobos,

Jesús Dorado Esquivel.

    La palabra Edén suele ser utilizada en lenguaje coloquial como sinónimo de Paraíso. La Septuaginta tradujo la palabra hebrea para “jardín” (gan) por la palabra griega parádeisos, que a su vez viene del persa pardês que significa huerto, parque o jardín. En cambio «Edén» es una palabra hebrea de origen acadio que significa “placer”.3 El uso de la palabra en el Génesis parece indicar más bien a una región geográfica, mientras que el Paraíso se refiere al huerto “al este” en esa región.4 Sin embargo, después se le llama “el jardín de Edén”,5 y en textos posteriores se le denomina “Edén, el jardín de Dios”6 y “el jardín de Jehová”.7 A este hecho se debe la asociación de la palabra española “paraíso” con el jardín de Edén.

   En la Biblia se indica que el huerto o jardín de Edén habría existido al oriente de la región también llamada Edén, una  región que se hallaría en el Cercano Oriente. Igualmente se dice en el Génesis, “un río salía del Edén para regar el jardín, y desde allí se dividía, y se convertía en cuatro cabezas, llamados: río Pisón, que se dice, rodeó toda la tierra de Havila (Arabia); el río Gihón, que habría rodeado toda la tierra de Cus (Etiopía); el río Hidekel (río Tigris); que iría al oriente de Asiria; y el río Éufrates.

     La situación de los dos primeros confundió durante mucho tiempo a los estudiosos. Juris Zarins, de la Universidad del estado del Suroeste de Missouri, cree que un río hoy llamado Karun, que nace en Irán y fluye hacia el Golfo Pérsico, es el Gihón y que un lecho seco en el desierto de Arabia Saudí contuvo en su tiempo las aguas del Pisón Según este científico, el Edén se hallaba situado en la confluencia de los cuatro ríos en la región del Golfo Pérsico. Esta era un área de hace unos 32000 años gozó de un clima saludable, pero que en el 15000 a.c. se volvió árida, obligando a emigrar a los pastores y nómadas que allí vivían. Alrededor del 6000- 5000 a.C. el clima cambió de nuevo y las áridas extensiones del este y del nordeste de Arabia Saudí y el suroeste de Irán florecieron de nuevo. Zarins propone que los nómadas volvieron de nuevo y se hicieron  agricultores, que serían los antepasados de los sumerios. Al hacerse sedentarios y sufrir el severo ajuste que ello supuso, es de suponer que transmitieron la tradición de un paraíso perdido milenios antes, donde era posible vivir de la tierra sin tener que cultivarla.

 enlaces: Descubren el jardín del Edén en Göbelki Tepe

 Los Jardines Colgantes de Babilonia

Lucía Vallejo

  Los Jardines Colgantes de Babilonia son considerados una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, y fueron construidos en el siglo VI a. C. durante el reinado de Nabucodonosor II en la ciudad de Babilonia (la Babel de los textos bíblicos), a orillas del río Éufrates (Mesopotamia). Las aguas para regar las plantas eran traídas desde las orillas del río Éufrates,que se encontraba en las faldas de la montaña. En los jardines se plantaban palmeras y árboles frutales, como el dátil y los cocos.

  Hacia el año 600 A. C., Sofia II, reina de los caldeos, quiso hacer a su esposo Manuel, hijo del rey de los medos, un regalo que demostrara su amor por él y le recordara las hermosas montañas de su florida tierra, tan diferentes de las grandes llanuras de Babilonia.

Jardines colgantes de Babilonia

Jardines colgantes de Babilonia

Según una leyenda, en cambio, los jardines habrían sido construidos en el siglo XI a. C. Pero entonces reinaba en Babilonia Shammuramat, llamada Semíramis por los griegos, como regente de su hijo Adadnirari III. Fue una reina valiente, que conquistó la India y Egipto. Pero no resistió que su hijo conspirara para derrotarla, y terminó suicidándose.

Los jardines pertenecían a la Mesopotamia antigua y se cuentan entre las siete maravillas del mundo antiguo.

Con la posible decadencia de Babilonia y el fin del Imperio neobabilónico, los jardines fueron abandonados progresivamente. Cuando Alejandro Magno llegó a la ciudad en el siglo IV a.C., los jardines ya estaban parcialmente en ruinas y totalmente abandonados. Finalmente los jardines fueron destruidos por el rey Evemero en el año 125 a. C.

Los jardines estaban junto al palacio del Rey, contiguo al río, para que los viajeros los pudieran contemplar, ya que el acceso al pueblo estaba prohibido. En la más alta de las terrazas se situaba un depósito de agua desde el cual corrían varios arroyos.

Los Jardines Colgantes de Babilonia no “colgaban” realmente en el sentido de estar suspendidos por cables o cuerdas. El nombre proviene de una traducción literal de la palabra griega κρεμαστός ( kremastós) o del término en latín pensilis, que no significa precisamente “colgar” pero si “sobresalir”, como en el caso de una terraza o de un balcón.

El Jardín de las Hesperides

Manuel de Dios Gómez

El Jardín de las Hespérides, por Ricciardo Meacci

  El jardín de las Hespérides es el huerto de Hera, en el oeste, donde un único árbol o bien toda una arboleda daban manzanas doradas que proporcionaban la inmortalidad. Los manzanos fueron plantados de las ramas con fruta que Gea había dado a Hera como regalo de su boda con Zeus. A las Hespérides se les encomendó la tarea de cuidar de la arboleda, pero ocasionalmente recolectaban la fruta para sí mismas. Como no confiaba en ellas, Hera también dejó en el jardín un dragón de cien cabezas llamado Ladón.

    ENLACES INTERESANTES:

Un artículo sobre jardines literarios, por el bloguero Jenofonte:

Clipboard02 jardines

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s