Los godos del emperador Valente

los godis de emperador Valente

   En el año 376 después de Cristo, en la frontera del Danubio se presentó una masa enorme de hombres, mujeres y niños. Eran refugiados godos que buscaban asilo, presionados por el avance de las hordas de Atila. Por diversas razones -entre otras, que Roma ya no era lo que había sido- se les permitió penetrar en territorio del imperio, pese a que, a diferencia de oleadas de pueblos inmigrantes anteriores, éstos no habían sido exterminados, esclavizados o sometidos, como se acostumbraba entonces. En los meses siguientes, aquellos refugiados comprobaron que el imperio romano no era el paraíso, que sus gobernantes eran débiles y corruptos, que no había riqueza y comida para todos, y que la injusticia y la codicia se cebaban en ellos. Así que dos años después de cruzar el Danubio, en Adrianópolis, esos mismos godos mataron al emperador Valente y destrozaron su ejército. Y noventa y ocho años después, sus nietos destronaron a Rómulo Augústulo, último emperador, y liquidaron lo que quedaba del imperio romano.

   Y es que todo ha ocurrido ya. Otra cosa es que lo hayamos olvidado. Que gobernantes irresponsables nos borren los recursos para comprender.
….
(Sigue leyendo el resto del artículo en XLSemanal MAGAZINE…)

Los prejuicios – Unidades 4 & 5 del manual de PROSOFÍA

Cómo prepararse las unidades 4, 5

Estas son preguntas teóricas posibles para estas unidades

 

● En qué se diferencian la inteligencia animal y la inteligencia humana

● Qué es ‘sensación’

● Qué es ‘percibir’

● Qué es ‘conciencia’

● Qué es ‘concepto perceptivo’

● Qué es la atención (voluntaria, involuntaria)

● Qué es ‘memoria’ y sus tipos (incónica, a corto plazo, a largo plazo, de trabajo)

● Con qué tres mecanismos aprenden los animales

● El aprendizaja humano y sus características

● Teorías sobre el ser humano: teorías religiosas.

● Qué corrientes filosóficas destacaron que el ser humano es racional

● Filosofía o filósofos ‘de la sospecha’ o ‘irracionalismo filosófico’

● Qué significa que el ser humano es un ser social

● Diferencia libertad física ◊ libertad interna

● Los límites de la libertad: determinismo, indeterminismo, libertad condicionada

● La libertad: perspectiva existencilista

● Qué significa que el ser humano es un ser metafísico y qué tipos de respuesta se dieron a la pregunta del sentido de la vida

● Qué entendemos por ‘naturaleza humana’

● ¿Es la naturaleza humana fuente de derechos y deberes?

● ¿Qué es el relativismo?

● Naturaleza y ley moral: solución al problema según la filosofía griega.

 

Algunos textos interesantes a tener en cuenta

pág. 73, doc. 3

pág. 74, doc 4

pág. 166-167, doc. 1,2,3

pág. 76, doc. 6

pág. 95-96, doc. 2,3

pág. 94 ‘filosofía de la sospecha’

pág. 96, doc. 4,5

pág. 108 doc. 1 ‘¿Hay futuro?’

 

 

 

Friedrich Nietzsche

Here you can hear Nietzsche’s «Parable of the Madman» («Der tolle Mensch», drittes Buch seines Werkes “Die Fröhliche Wissenschaft”)

Parable of the Madman
Have you not heard of that madman who lit a lantern in the bright morning
hours,
ran to the market place, and cried incessantly:
“I seek God! I seek God!”
As many of those who did not believe in God
were standing around just then,
he provoked much laughter.
Has he got lost? asked one.
Did he lose his way like a child? asked another.
Or is he hiding?
Is he afraid of us? Has he gone on a voyage? emigrated?
Thus they yelled and laughed.
The madman jumped into their midst and pierced them with his eyes.
“Whither is God?” he cried; “I will tell you.
We have killed him—you and I.
All of us are his murderers.
But how did we do this?
How could we drink up the sea?
Who gave us the sponge to wipe away the entire horizon?
What were we doing when we unchained this earth from its sun?
Whither is it moving now? Whither are we moving?
Away from all suns?
Are we not plunging continually?
Backward, sideward, forward, in all directions?
Is there still any up or down?
Are we not straying, as through an infinite nothing?
Do we not feel the breath of empty space?
Has it not become colder? Is not night continually closing in on us?
Do we not need to light lanterns in the morning?
Do we hear nothing as yet of the noise of the gravediggers
who are burying God?
Do we smell nothing as yet of the divine decomposition?
Gods, too, decompose.
God is dead.
God remains dead.
And we have killed him.
“How shall we comfort ourselves, the murderers of all murderers?
What was holiest and mightiest of all that the world has yet owned has bled
to death under our knives: who will wipe this blood off us?
What water is there for us to clean ourselves?
What festivals of atonement, what sacred gamesshall we have to invent?
Is not the greatness of this deed too great for us?
Must we ourselves not become gods simply to appear worthy of it?
There has never been a greater deed; and whoever is born after us –
For the sake of this deed he will belong to a higher history than all
history hitherto.”
Here the madman fell silent and looked again at his listeners;
and they, too, were silent and stared at him in astonishment.
At last he threw his lantern on the ground,
and it broke into pieces and went out.
“I have come too early,” he said then; “my time is not yet.
This tremendous event is still on its way, still wandering;
it has not yet reached the ears of men.
Lightning and thunder require time;
the light of the stars requires time;
deeds, though done, still require time to be seen and heard.
This deed is still more distant from them than most distant stars –
and yet they have done it themselves.
It has been related further that on the same day
the madman forced his way into several churches
and there struck up his requiem aeternam deo.
Led out and called to account, he is said always to have replied nothing
but:
“What after all are these churches now
if they are not the tombs and sepulchers of God?”
— Friedrich Nietzsche

Und jetzt der originale Text auf Deutsch

Der tolle Mensch. — Habt ihr nicht von jenem tollen Menschen gehört,
der am hellen Vormittage eine Laterne anzündete, auf den Markt lief und unaufhörlich schrie:
„Ich suche Gott! Ich suche Gott!“
— Da dort gerade Viele von Denen zusammen standen,
welche nicht an Gott glaubten, so erregte er ein grosses Gelächter.
Ist er denn verloren gegangen? sagte der Eine.
Hat er sich verlaufen wie ein Kind? sagte der Andere.
Oder hält er sich versteckt? Fürchtet er sich vor uns?
Ist er zu Schiff gegangen? ausgewandert?
— so schrieen und lachten sie durcheinander.
Der tolle Mensch sprang mitten unter sie und durchbohrte sie mit seinen Blicken.
„Wohin ist Gott? rief er, ich will es euch sagen!
Wir haben ihn getödtet, — ihr und ich!
Wir Alle sind seine Mörder! Aber wie haben wir diess gemacht?
Wie vermochten wir das Meer auszutrinken?
Wer gab uns den Schwamm, um den ganzen Horizont wegzuwischen?
Was thaten wir, als wir diese Erde von ihrer Sonne losketteten?
Wohin bewegt sie sich nun? Wohin bewegen wir uns? Fort von allen Sonnen?
Stürzen wir nicht fortwährend? Und rückwärts, seitwärts, vorwärts, nach allen Seiten?
Giebt es noch ein Oben und ein Unten?
Irren wir nicht wie durch ein unendliches Nichts?
Haucht uns nicht der leere Raum an? Ist es nicht kälter geworden?
Kommt nicht immerfort die Nacht und mehr Nacht?
Müssen nicht Laternen am Vormittage angezündet werden?
Hören wir noch Nichts von dem Lärm der Todtengräber, welche Gott begraben?
Riechen wir noch Nichts von der göttlichen Verwesung? — auch Götter verwesen!
Gott ist todt! Gott bleibt todt! Und wir haben ihn getödtet!
Wie trösten wir uns, die Mörder aller Mörder? Das Heiligste und Mächtigste,
was die Welt bisher besass, es ist unter unseren Messern verblutet,
— wer wischt diess Blut von uns ab? Mit welchem Wasser könnten wir uns reinigen?
Welche Sühnfeiern, welche heiligen Spiele werden wir erfinden müssen?
Ist nicht die Grösse dieser That zu gross für uns?
Müssen wir nicht selber zu Göttern werden, um nur ihrer würdig zu erscheinen?
Es gab nie eine grössere That, — und wer nur immer nach uns geboren wird,
gehört um dieser That willen in eine höhere Geschichte, als alle Geschichte bisher war!“
— Hier schwieg der tolle Mensch und sah wieder seine Zuhörer an:
auch sie schwiegen und blickten befremdet auf ihn.
Endlich warf er seine Laterne auf den Boden, dass sie in Stücke sprang und erlosch.
„Ich komme zu früh, sagte er dann, ich bin noch nicht an der Zeit.
Diess ungeheure Ereigniss ist noch unterwegs und wandert,
— es ist noch nicht bis zu den Ohren der Menschen gedrungen.
Blitz und Donner brauchen Zeit, das Licht der Gestirne braucht Zeit,
Thaten brauchen Zeit, auch nachdem sie gethan sind, um gesehen und gehört zu werden.
Diese That ist ihnen immer noch ferner, als die fernsten Gestirne,
— und doch haben sie dieselbe gethan!“
— Man erzählt noch, dass der tolle Mensch des selbigen Tages
in verschiedene Kirchen eingedrungen sei und darin sein Requiem aeternam deo angestimmt habe. Hinausgeführt und zur Rede gesetzt, habe er immer nur diess entgegnet:
„Was sind denn diese Kirchen noch, wenn sie nicht die Grüfte und Grabmäler Gottes sind?“ —”
— Friedrich Nietzsche

El texto, ahora en español, sacado de la página Thoughts from Distant Earth
¿No han oído hablar de aquel loco que,
con una linterna encendida en pleno día,
corría por la plaza y exclamaba continuamente:
“¡Busco a Dios! ¡Busco a Dios!”?
Como justamente se habían juntado allí muchos que no creían en Dios,
provocó gran diversión. ¿Se te ha perdido?, dijo uno.
¿Se ha extraviado como un niño?, dijo otro.
¿No será que se ha escondido en algún sitio?
¿Nos tiene miedo? ¿Se ha embarcado? ¿Ha emigrado?
Así gritaban y se reían al mismo tiempo.
El loco se lanzó en medio de ellos y fulminó con la mirada.
-¿Dónde está Dios? –exclamó-, ¡Os los voy a decir!
¡Nosotros lo hemos matado, ustedes y yo! ¡Todos somos unos asesinos!
Pero ¿cómo lo hemos hecho? ¿Cómo hemos podido vaciar el mar?
¿Quién nos ha dado la esponja para borrar completamente el horizonte?
¿Qué hemos hecho para desencadenar a esta tierra de su sol?
¿Hacia dónde rueda ésta ahora? ¿Hacía qué nos lleva su movimiento?
¿Lejos de todo sol?
¿No nos precipitamos en una constante caída, hacia atrás, de costado, hacia delante, en todas direcciones?
¿Sigue habiendo un arriba y un abajo? ¿No erramos como a través de una nada infinita?
¿No sentimos el aliento vacío? ¿No hace ya frío?
¿No anochece continuamente y se hace cada vez más oscuro?
¿No hay que encender las linternas desde la mañana?
¿No seguimos oyendo el ruido de los sepultureros que han enterrado a Dios?
¿No seguimos oliendo la putrefacción divina? ¡Los dioses también se corrompen!
¡Dios ha muerto! ¡Dios está muerto! ¡Y lo hemos matado nosotros!
¿Cómo vamos a consolarnos los asesinos de los asesinos?
Lo que en el mundo había hasta ahora de más sagrado y más poderoso
ha perdido su sangre bajo nuestros cuchillos, y ¿quién nos quitará esta sangre de las manos?
¿Qué agua podrá purificarnos?
¿Qué solemnes expiaciones, qué juegos sagrados habremos de inventar?
¿No es demasiado grande para nosotros la magnitud de este hecho?
¿No tendríamos que convertimos en dioses para resultar dignos de semejante acción?
Nunca hubo un hecho mayor,
¡y todo el que nazca después de nosotros pertenecerá, en virtud, a esta acción,
a una historia superior a todo lo que la historia ha sido hasta ahora!
Al llegar aquí, el loco se calló y observó de nuevo a sus oyentes,
quienes también se habían callado y lo miraban perplejos.

Por último,
tiró la linterna al suelo, que se rompió y se apagó.
“Llego demasiado pronto, -dijo-, mi tiempo no ha llegado aún.
Este formidable acontecimiento está todavía en camino, avanza,
pero aún no ha llegado a los oídos de los hombres.
Para ser vistos y oídos, los actos necesitan tiempo después de su realización
como lo necesitan el relámpago y el trueno, y la luz de los astros.
Esa acción es para ellos más lejana que los astros más distantes,
¡Aunque son ellos quienes la han realizado!”
Cuentan también que ese mismo día el entró en varias iglesias
en las que entonó su Requiem aeternam Deo.
Cuando lo echaban de ellas y le pedían que aclarara sus dichos, no dejaba de repetir:
“¿Qué son estas iglesias,  sino los monumentos funerarios de Dios?”

EL MITO DE LA CAVERNA

Un vídeo con animación que relata (en griego )  el Mito de la Caverna de Platón. Los primeros 40 segundos muestran el texto original de Platón:  esperad, pues, unos instantes y enseguida viene la historia narada e ilustrada con dibujos.

El texto de Platón, en griego moderno, está en esta otra página, de un blog interesante : Αυτόχθονες Έλληνες

Aquí tenemos otro vídeo, donde nos explican, en español, el mito de la caverna y su significado. La parte que nos interesa ahora está entre los minutos 0:53 y 4:43