El mito de Tártalo

Entre los cuentos tradicionales del País Vasco encontramos referencias a un gigante de un solo ojo llamado Tártalo que devora a humanos. La similitud con la historia del cíclope Polifemo que se cuenta en el capítulo IX de la Odisea de Homero es evidente.

La pregunta que nos asalta es qué relación guarda este cíclope vasco con la historia de Homero. De entrada, algún tipo de relación sí que hay, pues basta observar su nombre. Los cíclopes eran unos gigantes de un solo ojo que fueron encerrados en el Tártaro, en un pozo oscuro, por el titán Crono, según refiere Hesíodo. Otros cíclopes, mencionados por Homero, vivían en un estado de salvajismo en una isla o país distante, a veces identificado con Hesperia (la península Ibérica).  El personaje del cuento tradicional vasco se llama Tártalo, lo cual es una evolución fonética de la palabra Tártaro (tal como aparece también en algunas versiones de la historia). Es decir, su nombre puede significar un «habitante del] Tártaro».

Escuchemos y leamos el cuento según fue publicado en la colección de relatos tradicionales  Euskalerriaren Yakintza (1942):

Bekokian begi bakarra zuen erraldoi bat, Sanson baino indartsuagoa, mendian bizi zen, ardi eta giza haragiz elikatzen zela.

Vivía en las montañas un gigante que tenía un solo ojo en la frente, más fuerte que Sansón, que se alimentaba de ovejas y carne humana.

Behin, mendira ardi bila zihoan artzain gazte batek, Tartalo zeritzan erraldoi hori aurkitu zuen.

Una vez, un joven pastor, que había ido a la montaña en busca de una oveja, encontró a este gigante llamado Tártalo.

– Nora hoa, mutiko?- Ardi bila.

– Goazen nire kobazulora.

– ¿A dónde vas, muchacho?– En busca de ovejas.

– Vayamos a mi cueva.

Eta zulo hartara joan ziren. Mutila, hango gauzak ikusita, harri eta zur zegoen: laratzean zintzilika pertz handi bat zegoen giza-besoz eta hankaz beterik. Zokoetan, berriz, ardi-larru eta gizon-emakume askoren soinekoak.

Y hacia aquella cueva fueron. El muchacho, al ver las cosas de allí, se quedó de piedra: colgando de una cadena sobre el fuego había un gran caldero lleno de brazos y piernas humanos. En las esquinas, por otra parte, estaban las pieles de oveja y la ropa de muchos hombres y mujeres.

Orduan Tartalok mutilari:

Sar ezak, motel, burruntzia sutan eta jan ezak horrako izteŕ hori, hik ere jana izan behar duk eta.

Dijo entonces Tártalo al muchacho:

– ¡Mete el asador en el fuego, muchacho, y come ese muslo de allí, pues tú también tienes que ser comido.

Artzainak honela zioen bere artean: El pastor se dijo para sí mismo:
Nahiz batera galdu nahiz bestera galdu, ez zait axolarik. – Perderme de una manera o perderme de otra manera, no me importa.

Bitartean Tartalo lo-zurrunga zegoen eta artzainak burruntzi goria begitik sartu zion eta itsu geratu zen.

Mientras tanto, Tártalo estaba dormido y el pastor le metió un asador al rojo en el ojo y se quedó ciego.

Haren garrasi eta uluak! Mutila ardi-larru artean gorde zen. Tartalo kobazuloko atean zegoen, hankak erdi zabalik zituela.

¡Sus gritos y aullidos! El muchacho se ocultó entre las pieles de oveja. Tártalo estaba en la puerta de la cueva, con las piernas entreabiertas.

Ardiak bere hankapetik kanpora zihoazen. Tartalok ilean ukitzen zuen bakoitza irteerakoan.

Las ovejas salían pasando entre sus piernas. Tártalo palpaba el vello .a cada una en la salida.

– Galdua nauk –zioen bere artean mutilak.

– ¡Estoy perdido! – se dijo el muchaho.

Bururakizun on bat izan zuen: Tartalok ez ezagutzeko, bera ere ardi-larruz jantzita igarotzea. Hala jantzi zen eta erraldoiaren hankapetik igaro zenean, bizkarrean ukitu arren, Tartalok ez zuen nor zen igarri.

Tuvo una buena idea: para que Tártalo no lo reconociera, pasar él también también vestido con piel de borrego. Se vistió así y cuando pasaba entre las piernas del gigante, aunque le palpó la espalda, Tártalo no adivinó quién era.

Handik atera zeneko, mutila pozik eta ardi-larrua jaurtikiz, korrika hasi zen. Tartaloren eraztunak hizketan zekien eta jabeari esan zion:

Cuando salió de allí, el muchacho estaba feliz y tirando la piel de oveja, empezó a correr. El anillo de Tártalo podía hablar y le dijo al dueño:

– Tartalo tximinia, hor zihoak mutila.

– ¡Tártalo chimenea! ¡Por ahí va el muchacho!

Tartalok eraztuna jaurtiki eta behatz txikian sartu zion mutilari.

Tartalo le arrojó el anillo y se le insertó al muchacho en el dedo meñique.

– Tartalo tximinia, hemen nagok, hemen nagok.

– ¡Tártalo chimenea! ¡Estoy aquí, estoy aquí!

Tartalo lasterka zihoan mutilaren atzetik. Mutilak ezin zuen eraztun salataria behatzetik kendu. Aizto batez ebaki zuen behatz txikia eta eraztun eta guzti osin batera jaurtiki zuen.

Tártalo iba deprisa tras el chico. El muchacho no podía quitarse el anillo acusador de su dedo. Se cortó el dedo meñique con un cuchillo y arrojó en un pozo el anillo con todo.

Eraztunak berriz ere:- Tartalo tximinia, hemen nagok.

Tartalo osinean plast eginez ito zen. Eta handik aurrera artzain hura nahi bezala bizi izan zen.

De nuevo el anillo:

– ¡Tártalo chimenea! ¡Estoy aquí, estoy aquí!

Tartalo, tirándose al pozo, se ahogó.. Y desde entonces en adelante ese pastor vivió como quiso

Recordemos ahora la historia del cíclope Polifemo según la cuenta Homero en su «Odisea», en una versión resumida por el historiador del folklore vasco François Cercand en su estudio «Legendes et récits populaires du Pays Basque», 1874.

Ulises batetik bestera itsasoz itsaso untzian dabilela, lehorrera jaitsi da, Ziklopeen lurrera, bere hamabi lagunekin. Ugazabarik ez dagoen harpe batera sartu da.

Mientras Ulises iba en su nave de un lado a otro, de un mar a otro mar, desembarcó en una tierra, en la tierra de los cíclopes, con sus doce compañeros. Entraron en una cueva donde no estaban sus propietarios.

Ugazaba, arratsean, artalde batekin sartu da delako harpera, eta harritzar batez hartu du sarrera eta bere eginkizunetara lotuko da.

El dueño, al anochecer, entró en dicha cueva con un rebaño, y con una piedra enorme tapa la entrada, y se pone con sus tareas .

Ugazaba ikuste hutsak laztu ditu Grekoak: Erraldoi bat da, bekokian begi bakarra duena. Boza ostotsa bezain beldurgarria da, eta haren indarra ikaragarria da.

El asombroso defecto del dueño deja horrorizados a los griegos: es un gigante que tiene un solo ojo en la frente. La voz es tan aterradora como el trueno y su fuerza es tremenda.

Erraldoiak sutondoan ikusiko ditu atzerritarrak. Erruki gabe entzungo ditu haien erreguak eta bi gizon irentsiko ditu bere gosearen asegarri.

El gigante ve a los forasteros junto al fuego. Escucha sin piedad sus ruegos y se traga a dos hombres para satisfacer su hambre.

Harri eta horma egiten du lo. Biharamunean beste bi gehiago irentsiko ditu, bere artaldearekin aterako da eta kobazuloa harritzar batez hertsiz. Bitartean, Grekoek zerbait egin beharra dute, olibondo taket edo enbor bat zorroztu, eta sutan gogortu dute.

Duerme como un tronco. Al día siguiente se traga dos más, sale con su rebaño y cierra la cueva con una piedra enorme. Mientras tanto, los griegos tienen que hacer algo; afilan una estaca o leño de olivo y lo endurecen al fuego.

Ziklopea gauean harpean sartu eta beste bi gizon irentsi ditu. Asebete denean Ulises gerturatu eta zahagi bat ardo gozoa eskaini dio eta umore ondu denean erraldoiak diotso:

El cíclope entró en la cueva por la noche y se tragó a otros dos hombres. Cuando el dueño estuvo satisfecho Ulises se acercó y le ofreció una copa de vino dulce y cuando el gigante estuvo de buen humor le dijo:

-«Zer izen duzu?»

Inor ere ez da nire izena»-Ulises-ek erantzun.

– «Inor ere ez, zu jango zaitut azkenengo, hori izango da zuganako harrera ona.»

– «¿Cuál es tu nombre?»

– ««Nadie» es mi nombre» -respondió Ulises.

– ««Nadie» te comeré al final, esta será mi buen recibimiento para ti».

Hitz hauek esan ondoren, erraldoia, hordirik, lo zerraldo gelditu da.

Orduan, Grekoek olibondo taketa sutan goritu eta Ziklope lokartuaren begi bakarrean sartu dute. Garrasi ikaragarriak eginez altxatu da erraldoia eta auzoko Ziklopeek lagun egitera etorri zaizkio:

Después de decir estas palabras, el gigante, borracho, se quedó dormido del todo.Entonces los griegos quemaron la estaca de olivo en el fuego y lo metieron en el ojo único del cíclope dormido. El gigante se levantó dando terribles gritos y los cíclopes del lugar vinieron a ayudarlo:

-«Nork egin dik min?»

-«Inork ere ez!»

-«Orduan leher hadi heure minean!»

Eta atzera etorri diren bidetik doaz Ziklopeak.

«¿Quién te ha lastimado?»– «¡Nadie!»

– «¡Entonces quédate con tu dolor y revienta!»

Y los cíclopes que habían venido se fueron de regreso.

Polifemo, etsiak harturik, harpeko harratean eseri eta bere aharitaldea atera nahi du Grekoak gatibu hartu nahirik. Baina Ulises-ek bere lagunetariko bakoitza ahari baten sabelari oratuta beste bi ahari alboan dituela atera erazi ditu.

Polifemo, desesperado, se sienta en la cueva y quiere sacar a su rebaño para coger a los griegos cautivos. Pero Ulises hizo que cada uno de sus amigos se aferrase al vientre de un carnero con otros dos carneros en los costados.

Ulises-ek bere burua aharitaldeko buru den aharitzarraren sabelpean lotu du. Modu horretan denek ihes egin dute eta untzira joan dira ahari batzuekin.

Ulises se ató debajo del vientre del carnero que era el líder del rebaño. De esa manera todos escaparon y se fueron al barco con algunos carneros.

Itsasoan behin libre daudela Ulises-ek Polifemori honen harrera txar eta esker gaiztoa aurpegiratu dizkio. Erraldoiak, haserrearren, harritzar bat jaurti eta untzia lehorrera hurbil arazi du. Ulises-ek orduan Polifemo laidoztatuko du:

Una vez que están libres en el mar, Ulises reprocha a Polifemo su mala recepción e ingratitud. El gigante, en un ataque de rabia, lanza una piedra y acerca el barco a tierra. Ulises insulta a Polifemo.

-«Inork galdetzen badik nork itsutu hauen, hik erantzungo diok Ulises dela, Laerte-ren semea, Itakan bizi dena». Polifemo-k orduan indarkeriatik lausengura pasatuko da:

-«Zatoz, Laerte-ren semea, hospitalitateak agintzen duen harrera, jera eta abegi ona egin diezazudan. Poseidon-ek, ene aitak, lagunduko dizu neure erreguz zeure itzuleran.»

Baina Ulises-ek erantzungo dio destainez:

-«Poseidon-ek, zeure aitak, ez zaitu argituko.»

Erraldoiak, mendi bat errotik aterarik itsasora egozten du, eta uhinek Ulises-en untzia urren eragiko du eskergaiztoko itsasertzetik.

– «Si alguien pregunta quién te cegó, responderás que es Ulises, el hijo de Laerte, que vive en Ítaca». Polifemo pasa entonces de la violencia a la adulación:

«Ven, hijo de Laertes, para darte una cálida bienvenida y hospitalidad. Poseidón, mi padre, te ayudará gracias a mis ruegos en tu regreso».

Pero Ulises responde con desdén:

Poseidón, tu padre, no te iluminará.

El gigante arranca una montaña de sus raíces y la lanza al mar, y las olas empujan el barco de Ulises desde la orilla.

El caso es que esta historia de Tártalo no es exclusiva de País Vasco, sino que encontramos este personaje en historias semejantes con variantes en otros muchos lugares, como Galicia, Francia, Suecia (pensemos en los «trolls» de los cuentos escandinavos) o Italia. El parecido entre ellos es tan grande que es imposible que no estén relacionados. Por otra parte, en el relato de Homero faltan elementos, como el anillo mágico, que sí están en muchos de los demás. En conclusión, y resumiendo el asunto, todo ello se explica si partimos de la existencia de un primer relato de edad antiquísima, del cual el famoso canto homérico no sería la fuente primera, sino una versión más, dentro de una larga tradición oral que debió extenderse por toda Europa. Véase el estudio al respecto de Oscar Hackman, Die Polyphemsage in der Volksüberlieferung.

Veamos un par de ejemplos de estas otras versiones.

Primero, un relato procedente de los Abruzos, Italia central, relato recogido por G. Finamore, Tradizioni popolari Abrizzesi, 1884 p. 532.  Por cierto, la palabra  «ogro» que usamos en esta traducción designa en los cuentos tradicionales europeos a este tipo de seres salvajes, inhumanos, y tiene también origen griego, a saber, «orkos» ,  unos seres infernales habitantes del Tártaro.

Zwei Mönche Fratuccio und Fratone gehen hinaus in die Welt, um „meglio pane che di grano” zu suchen. Sie treffen einen Mann, der nur ein einziges Auge mitten auf der Stirn hat. Dieser nimmt sie als Diener auf und verspricht ihnen das gute Brot. Er schlachtet einen Hammel und giebt ihnen davon zu essen.

Dos monjes, Fratuccio y Fratone, salen al mundo en busca de “mejor pan que grano”. Se encuentran con un hombre que tiene un solo ojo en medio de la frente. Éste los acepta como sirvientes y les promete buen pan. Sacrifica un carnero y les da de comer.

Am folgenden Morgen tötet er den Fratone und lässt den Fratuccio das Fleisch kochen. Dieser nimmt den glühenden Bratspiess und bohrt ihn ins Auge des Menschenfressers.

A la mañana siguiente mata a Fratone y obliga a Fratuccio a que cocine la carne. Este último coge el asador candente y perfora el ojo del ogro.

Fratuccio versteckt sich nun unter den Schafen, wickelt sich in das Fell des geschlachteten Hammels, bindet sich die Glocke um und entkommt so.

Fratuccio se esconde entre de las ovejas, se envuelve en la piel del carnero sacrificado, se ata al cuello el cencerro y así escapa.

Der Menschenfresser bietet ihm nun einen Ring an. Fr. steckt den Ring an den Finger und kann sich nun nicht mehr bewegen. Er schneidet sich den Finger ab, wirft ihn dem Menschenfresser zu, und ist nun gerettet. El ogro le ofrece un anillo. Fratuccio pone el anillo en su dedo y ya no puede moverse. Se corta el dedo, se lo lanza al ogro y se salva.

Veamos ahora un relato francés, recogido por J.F. Bladé, Contes de la Gascogne, p. 31—42. «Le bécut». [véase wikipedia acerca del término bécut]

Die „Bécuts” sind gewaltige Riesen mit einem einzigen Auge mitten auf der Stirn. Sie wohnen in einem gebirgigen Lande und besitzen Ochsen und Widder mit goldenen Hörnern. Abends treiben sie das Vieh in die Höhle. Zu Mittag essen sie stets einen Ochsen und werfen das goldene Hörn weg.
Ein armer Knabe wandert mit seiner kleinen Schwester in dieses Land, um goldene Hörner zu sammeln. Sie finden hundert Stück und treten nun den Rückweg an. Da werden sie von einem Becut bemerkt und in seine Höhle geschleppt. Sie sollen ihm nun Geschichten erzählen.

Los “Bécuts” son gigantes enormes con un solo ojo en medio de la frente. Viven en un país montañoso y poseen bueyes y carneros con cuernos de oro. Por la noche llevan el ganado a la cueva. En el almuerzo siempre se comen un buey y tiran afuera el cuerno de oro.

Un niño pobre vagaba por este país con su hermana pequeña para recolectar los cuernos de oro. Encuentran cien de ellos e inician el camino de regreso. Entonces, un bécut los descubre y los arrastra a su cueva. Son obligados a contarle historias.

Dem Knaben gelingt dies zur Zufriedenheit des Riesen, aber das Mädchen erzählt vom lieben Gott, der Jungfrau Maria u. s. w. Der Riese gerät in Wut, steckt sie an einen Spiess und lässt sie in einem Kessel bei langsamem Feuer braten. Sie umklammert mit der Hand ein kleines silbernes Kreuz. — Nun verschlingt sie der Bicut auf ein Mal. Der Knabe muss ihm noch Geschichten erzählen, bis er voll von Wein und Essen einschlaft.

El niño logra satisfacer al gigante, pero la niña le cuenta historias sobre Dios, la Virgen María, etc. El gigante se enoja, le atraviesa un asador y la pone asarse en un caldero a fuego lento. Ella tiene agarrada en su mano una pequeña cruz de plata. El bécut se la traga entera. El niño todavía tiene que contarle historias, hasta que se queda dormido saciado de comida y vino.

Der Knabe bohrt nun den Bratspiess kräftig ins Auge des Riesen. Dieser brüllt und tobt, der Knabe versteckt sich unter den Rindern und Schafen. Die andern Bécuts kommen auf das Gebrüll ihres Kameraden hin herbei, suchen den Knaben, können ihn aber nicht finden und entfernen sich wieder. Drei Tage bleibt nun der Riese mit dem Knaben und dem Vieh in der Höhle, die mit einem Felsblock verschlossen ist. Während dieser Zeit schlachtet der Knabe einen Widder und zieht ihm das Fell ab.

Schliesslich lässt der Riese das Vieh heraus, erst die Rinder, dann die Schafe; dabei betastet er alle. Der Knabe zieht sich das Fell des Widders über und setzt sich die goldenen Hörner auf. Beim Tasten fasst der Riese Verdacht und will ihn ergreifen, aber der Knabe entrinnt und versteckt sich draussen.

Der Riese erbricht das verschlungene Mädchen, das dank dem Kreuze lebendig geblieben war. Die Geschwister wandern nun heim und verkaufen die goldenen Hörner zu gutem Preise.

El niño clava con fuerza el asador en el ojo del gigante. Este ruge y se enfurece; el niño se esconde entre el ganado y las ovejas. Los otros bécuts se acercan atraídos por los rugidos de su compañero, buscan al muchacho, pero no lo encuentran, y se marchan de nuevo. El gigante permanece tres días con el muchacho y el ganado en la cueva, que está cerrada con una piedra. Durante este tiempo, el chico sacrifica un carnero y le quita la piel.

Finalmente el gigante hace salir el ganado, primero las vacas y bueyes, luego las ovejas; al hacerlo, los palpa a todos. El niño se pone por encima la piel del carnero y se coloca los cuernos de oro. Mientras palpa, el gigante sospecha y quiere agarrarlo, pero el niño se escapa y se esconde afuera.

El gigante vomita a la niña que se había tragado, la cual se mantuvo viva gracias a la cruz. Los hermanos por fin se van caminando a casa y venden los cuernos de oro a buen precio.

Y un breve relato recogido en la frontera entre Portugal y Galicia por L. Consiglieri-Pedroso, «O Alicornio», 1882.

Zwei Mönche begegnen einem „Einhorn” (Alicornio), dies war ein Riese mit einem einzigen Auge „am Kopfe» (auf der Stirn?). Der Riese weidet Schafe und fordert die Mönche auf, zu ihm nach Hause zu kommen. Sie folgen ihm. Eine Tür im Berge öffnet sich durch Zauberei und sie gelangen in eine Höhle. Der Riese zündet ein Feuer an, tötet den einen Mönch und frisst ihn auf. Dann legt er sich schlafen. Der überlebende Mönch will das schlafende Ungeheuer nicht töten, da er dann nicht wieder aus der Höhle herauskönnte. Er macht daher einen Bratspiess im Feuer glühend und bohrt ihn dem Älicomio ins Auge.

Dos monjes se encuentran con un «unicornio» (alicornio); este era un gigante con un solo ojo «en la cabeza» (¿en la frente?). El gigante apacienta ovejas y pide a los monjes que vayan a su casa. Ellos lo siguen. Una puerta en la montaña se abre por arte de magia y entran en una cueva. El gigante enciende un fuego, mata a un monje y se lo come. Luego se va a dormir. El monje superviviente no quiere matar al monstruo dormido, pues no podría volver a salir de la cueva. Calienta al rojo vivo un espetón y le taladró el ojo al alicornio.

Am nächsten Tage lässt der Riese die Schafe heraus, wobei er ein jedes betastet. Der Mönch schlitzt einem Schafe den Leib auf, wickelt sich in die abgezogene Haut und passirt nun kriechend den Ausgang. Draussen verhöhnt er den Riesen, dieser hetzt einen grossen Hund auf ihn und der Mönch muss sich auf einen Baum flüchten.

Al día siguiente, el gigante deja salir a las ovejas y las palpa. El monje abre por la mitad el cuerpo de una oveja, se envuelve en la piel despellejada y pasa a gatas por la salida. Afuera se burla del gigante que lo hace perseguir por un gran perro y el monje tiene que refugiarse en un árbol.

En conclusión, la historia del cíclope Polifemo pertenece a un acervo de cuentos orales europeos de edad antiquísima, y cabe preguntarse cuántas otras historias de la mitología grecorromana entran en esta categoría.

LA PRÁCTICA DEL LATÍN: TRES PORCELLI

El texto original de esta fábula es de Joseph Jacobs, en English Fairy Tales (1852)

Primero, leemos y escuchamos el texto (la entonación de la frase ayuda a comprender su estructura sintáctica). Luego, hacemos una segunda lectura más pausada, consultamos algunas palabras en el diccionario. Finalmente, pulsamos abajo en el icono de translate para consultar una posible traducción al castellano y comprobar si hemos comprendido el texto en su mayor parte.

TRES PORCELLI

Olim anūs porca tres filios misit qui suam fortunam invenīrent. Primus porcellus viro multum strāmēnti portanti occurrit. «Quaeso,» ait porcellus, «da mihi stramentum quō domum aedificem.» Vir porcello stramentum dedit, et porcellus suam domum ē stramento aedificavit.

Paulo post adambulavit magnus malus lupus, qui portam pulsavit. Ait lupus, «Porcelle, porcelle, me inīre sine

Porcellus, qui lupum timuit, respondit, «Non per comam men-men-menti

Clamavit lupus, «Ergo huffabo et puffabo et tuam domum inflabo!» Et huffavit et puffavit et flavit tantā vī ut domus vastaretur. Tum magnus malus lupus infelicem porcellum voravit.

Secundus porcellus viro fascem ramorum portanti occurrit. «Quaeso,» ait secundus porcellus, «da mihi ramos quibus domum aedificem.» Vir porcello ramos dedit, et porcellus suam domum ē ramis aedificavit.

Mox idem magnus malus lupus appropinquavit. Cum primum porcellum modo edisset, tamen esuriebat. Vidit domum ē ramis factam et ait, «Porcelle, porcelle, me inire sine

Porcellus timuit, et respondit, «non per comam men-men-menti!»

Itĕrum clamavit lupus, «Ergo huffabo et puffabo et tuam domum inflabo!» Et huffavit et puffavit et flavit potentius, et domus lignea vastata est. Et magnus malus lupus porcellum secundum cepit et voravit.

Tertius porcellus astutus erat. Invenit virum latĕres portantem et ab eo petivit, «Quaeso, vir, da mihi latĕres quibus meam domum aedificare possim.» Vir porcello latĕres dedit, et porcellus suam domum ē lateribus aedificavit.

Sed magnus malus lupus adhuc esuriebat! Domum porcelli vidit et portam pulsavit. Ait, «Porcelle, porcelle, me inire sine

Respondit porcellus, «Non per comam men-men-menti!»

Et lupus clamavit, «Ergo huffabo et puffabo et tuam domum inflabo!» Et huffavit et puffavit et flavit potentissime, sed fortis domus latericia constĭtit.

Cum se hanc domum inflare non posse rerētur, lupus, qui maxime esuriebat et callidissimus erat, ait, «Porcelle, scio ubi pauca bona rapa sint.»

«Ubi?» rogavit porcellus, cui rapa placebant.

«In agro Marci. Si mihi occurres secunda hora cras, ire et rapa colligĕre potĕrĭmus

«Optime,» respondit porcellus, et magnus malus lupus abiit. Sed mane, porcellus profectus est prima hora, rapa collēgit, et domum revēnit ante secundam horam.

Lupus advēnit et rogavit, «Porcelle, nonne paratus es?»

Porcellus respondit, «Iam rapa collēgi et revēni.»

Lupus iratissimus erat. «Iste porcellus non me fallet ĭtĕrum!» dixit, et in tectum porcelli scandit ut domum per camīnum iniret.

At porcellus lupum audiens magnum ignem fecit et magnam ollam plenam aquae in igne posuit.

Cum magnus malus lupus per camīnum saluĕrīt, in ollam cecidit! Porcellus statim ollam operuit et lupum coxit. Multos dies porcellus ius lupi ĕdit, et feliciter posthac vixit.

Et illa est fabula trium porcellorum et magni mali lupi.

Antología de textos griegos – EBAU – Andalucía

Antología griega (EBAU – Andalucía)

Gea y Urano, dioses primitivos: su descendencia (texto nº 1)  

Castración de Urano (texto nº 2) 

Engaño de Rea a Crono e infancia de Zeus (texto nº 3)  

Reparto del mundo entre Zeus, Poseidón y Hades (texto nº 4)  

Prometeo: el robo del fuego (texto nº 5)  

El mito del nacimiento de la humanidad: Deucalión y Pirra (texto nº 6)  

Rapto de Perséfone por su tío Plutón (texto nº 7) 

Ártemis y Apolo. (texto nº 8) 

Apolo y Ártemis se vengan y matan a los hijos de Níobe. (texto nº 9)  

Atenea y Poseidón se disputan el dominio del Ática (texto nº 10)  

Aquiles.(texto nº 11)  

Orfeo (texto nº 12)  

Perseo se enfrenta a las Gorgonas (texto nº 13)  

Perseo libera a Andrómeda (texto nº 14)  

Heracles, en un rapto de locura, mata a sus propios hijos (texto nº 15)

Segundo trabajo de Heracles: la hidra de Lerna (texto nº 16)  

Tercer trabajo de Heracles: La cierva de Cerinia (texto nº 17)  

Sexto trabajo de Heracles: las aves del lago Estínfalo (texto nº 18)  

Décimo trabajo de Heracles: las vacas de Gerión (texto nº 19)  

Las lemnias (texto nº 20)  

Teseo y el Minotauro(texto nº 21)  

Odiseo y las Sirenas (texto nº 22)  

Argumentos de las tragedias de Eurípides: Argumento de Hipólito (texto nº 23)

Argumento de Hécuba (texto nº 24)  

Argumento de la Estenebea (texto nº 25)  

Alejandro llega a las tierras de los brahmanes (texto nº 26) 

Alejandro encuentra junto al río Termodonte a las Amazonas (texto nº 27)

Alejandro en su camino se encuentra con hombres que se alimentan de peces (texto nº 28)

Alejandro se encuentra con diversas tribus al llegar al río Atlante (texto nº 29)

Alejandro visita las tumbas de los reyes persas (texto nº 30)

Alejandro llora a Darío y ordena hacerle un funeral (texto nº 31)

Sobre Acteón. (texto nº 32) 

Sobre las yeguas de Diomedes (texto nº 33) 

Sobre Níobe (texto nº 34)

Sobre Fineo. (texto nº 35)

Sobre Ío. (texto nº 36) 

Acrópolis. Propileos. Templo de Nike Áptera. Leyenda de la muerte de Egeo (texto nº 37) 

Descripción de Grecia. El Partenón. (texto nº 38) 

Tercer trabajo de Heracles: la cierva de Cerinia (texto nº 39) 


virtual jpg 

Sobre las yeguas de Diomedes

Sobre las yeguas de Diomedes

 Περὶ τῶν Διομήδους ἵππων 

(texto nº 33 EBAU – Andalucía)

2. ΠΑΛΑΙΦΑΤΟΣ, Περὶ ἀπίστων (7,1)

PALÉFATO, Sobre los relatos increíbles (7, 1)

Περὶ τῶν Διομήδους ἵππων φασὶν ὅτι ἀνδροφάγοι ἦσαν, γελοίως· τὸ γὰρ ζῷον τοῦτο μᾶλλον χόρτῳ καὶ κριθῇ ἥδεται ἢ ἀνθρωπίνοις.

Sobre las yeguas de Diomedes cuentan irrisoriamente que eran antropófagas, pues este animal disfruta más con el forraje y el grano que con la carne humana.

τὸ δ᾽ ἀληθὲς ὧδε ἔχει.

La verdad es ésta:

τῶν παλαιῶν ἀνθρώπων ὄντων αὐτουργῶν, καὶ τὴν τροφὴν καὶ τὴν περιουσίαν οὕτως κτωμένων, ἅτε τὴν γῆν ἐργαζομένων, ἱπποτροφεῖν τις ἐπελάβετο,

Siendo los humanos antiguos cultivadores de su tierra y obteniendo así la comida y el sustento, porque labraban la tierra, uno se puso a criar caballos

καὶ μέχρι τούτου ἵπποις ἥδετο, ἕως οὗ τὰ αὑτοῦ ἀπώλεσε καὶ πάντα πωλῶν κατανάλωσεν εἰς τὴν τῶν ἵππων τροφήν.

y hasta tal punto disfrutaba con los caballos que arruinó sus bienes y, vendiéndolo todo, lo gastó en la crianza de las yeguas.

οἱ οὖν φίλοι ἀνδροφάγους τοὺς ἵππους ὠνόμασαν. ὧν γενομένων προήχθη ὁ μῦθος.

Así pues, sus amigos llamaron antropófagas a las yeguas. De estos hechos se produjo el mito.


Gorgon_at_the_Corfu_Archaelogical_Museum

Sobre Fineo (Περὶ Φινέως)

(textos EBAU Andalucía, nº 35)

Ἱστορεῖται περὶ Φινέως ὡς διεφόρουν Ἅρπυιαι τὸν βίον αὐτοῦ, δοκοῦσι δὲ ἔνιοι θηρία πετεινὰ εἶναι ταῦτα ἁρπάζοντα ἀπὸ τῆς τραπέζης τοῦ Φινέως τὸ δεῖπνον.

Se cuenta acerca de Fineo que las Harpías le robaban su sustento. Imaginan algunos que ésas son unas bestias aladas que arrebataban la comida de la mesa de Fineo.

Ἡ δὲ ἀλήθεια αὕτη. Φινεὺς ἦν Παιονίας βασιλεύς. γέροντα δὲ αὐτὸν ὄντα ἡ ὄψις ἐπέλιπεν οἵ τε ἄρρενες παῖδες ἀπέθανον.

La verdad es esta. Fineo era rey de Peonia. Siendo ya anciano, le faltó la vista y sus hijos varones murieron.

θυγατέρες δὲ ἦσαν αὐτῷ Ἐράσεια καὶ Ἁρπύρεια, αἵτινες τὸν βίον αὐτοῦ διέφθειρον.

Tenía por hijas a Erasia y Harpiria, que arruinaban sus medios de vida.

ἔλεγον οὖν οἱ πολῖται· «δύστηνος ὁ Φινεύς· αἱ Ἅρπυιαι αὐτοῦ διαφθείρουσι τὸν βίον

Así pues, la gente de la ciudad decía: «¡Desdichado Fineo! Las Harpías le arruinan su sustento».

Oἰκτείραντες δὲ αὐτὸν Zήτης καὶ Κάλαϊς, ἀστυγείτονες αὐτῷ ὄντες, Bορέου δὲ παῖδες ἀνδρός, οὐκ ἀνέμου, βοηθήσαντες αὐτῷ, τάς τε θυγατέρας ἐξεδίωξαν ἐκ τῆς πόλεως καὶ τὰ χρήματα συναθροΐσαντες, ἐπίτροπον αὐτῶν κατέστησαν τῶν Θραικῶν τινα.

Pero tras apiadarse de él Cetes y Calais, que eran sus convecinos, hijos de Bóreas (un varón, no el viento), y, acudiendo en su ayuda, expulsaron de la ciudad a las hijas, agruparon sus riquezas y pusieron como guardián de las mismas a un tracio.


Gorgon_at_the_Corfu_Archaelogical_Museum

fábulas de Esopo: Zeus y las abejas

Fábulas de Esopo con moraleja.

Zeus y las abejas

___Las abejas estaban muy envidiosas y molestas con los hombres que le robaban la miel. Tratando de solucionar esto fueron en busca del todopoderoso Zeus y le pidieron que les diera más fuerza para acabar y matar con las punzadas de su aguijón a todos los que se acerquen al panal.

___Zeus quedó muy indignado con esta petición de las abejas, y por ello las condenó a que pierdan su aguijón cuando hieran a alguien, y a morir después de haberlo hecho.

___La moraleja de esta fábula de Esopo, nos recomienda que la envidia no es muy buena consejera, ya que nos puede llevar a perder lo que ya tenemos.

fuente: PEKELANDIA


virtual jpg

Las lemnias

Ἀππολόδωρος Βιβλιοθήκη (I,9,17)

APOLODORO, BIBLIOTECA (I, 9, 17)

αἱ Λήμνιαι τὴν Ἀφροδίτην οὐκ ἐτίμων· ἡ δὲ αὐταῖς ἐμβάλλει δυσοσμίαν, καὶ διὰ τοῦτο οἱ γήμαντες αὐτὰς ἐκ τῆς πλησίον Θρᾴκης λαβόντες αἰχμαλωτίδας συνευνάζοντο αὐταῖς.

Las lemnias no veneraban a Afrodita. Esta les lanza un olor fétido, y a causa de ello los que se habían casado con ellas, tras tomar a unas cautivas de la vecina Tracia se acostaban con ellas.

ἀτιμαζόμεναι δὲ αἱ Λήμνιαι τούς τε πατέρας καὶ τοὺς ἄνδρας φονεύουσιν· μόνη δὲ ἔσωσεν Ὑψιπύλη τὸν ἑαυτῆς πατέρα κρύψασα, Θόαντα.

[Sintiéndose] deshonradas las lemnias matan a sus padres y maridos. Solamente Hipsípila salvó a su padre, Toante, habiéndolo ocultado.

προσσχόντες οὖν τότε γυναικοκρατουμένῃ τῇ Λήμνῳ μίσγονται ταῖς γυναιξίν. Ὑψιπύλη δὲ Ἰάσονι συνευνάζεται.

Así pues, habiendo arribado [los argonautas] a Lemnos, que estaba gobernada entonces por mujeres, se unen a ellas, e Hipsípila se acuesta con Jasón.

[texto adaptado] αἱ Λήμνιαι γυναῖκες τὴν Ἀφροδίτην οὐκ ἐτίμων· ἡ δὲ αὐταῖς ἐμβάλλει δυσοσμίαν, καὶ διὰ τοῦτο οἱ ἄνδρες τῆς νήσου αὐτὰς ἀμύνουσι καὶ ἐκ τῆς πλησίον Θρᾴκης λαβόντες αἰχμαλωτίδας συνευνάζοντο αὐταῖς. ἀτιμαζόμεναι δὲ αἱ Λήμνιαι τούς τε πατέρας καὶ τοὺς ἄνδρας φονεύουσιν. μόνη δὲ Ὑψιπύλη ἔσωσεν τὸν ἑαυτῆς πατέρα, κρύψασα αὐτόν. ἀφικομένοι τότε οἱ Ἀργοναύται τῇ Λήμνῳ μίσγονται ταῖς γυναιξίν. Ὑψιπύλη δὲ Ἰάσονι συνευνάζεται.

vocabulario: Α 9,17 Ὑψιπύλη Hipsípila; Λήμνoς Lemnos, una isla; Θρᾴκη Tracia, una región. γήμαντες: participio de aoristo de γαμέω sustantivado. tradúzcase por «maridos». μόνη: predicativo. γυναικοκρατουμένῃ: γυναικοκρατέομαι: ser gobernado por mujeres.

franja

imagen tareas escolares:
https://helenika.files.wordpress.com/2011/10/tareas-escolares-ii.jpg?resize=219%2C219

La hidra de Lerna

Ἡρακλεὺς καὶ ἡ Λερναία ὕδρα

Ἀππολόδωρος Βιβλιοθήκη (Β, 5,2) 

[Β 5,2] δεύτερον δὲ ἆθλον ἐπέταξεν αὐτῷ τὴν Λερναίαν ὕδραν κτεῖναι · αὕτη δὲ ἐν τῷ τῆς Λέρνης ἕλει ἐκτραφεῖσα ἐξέβαινεν εἰς τὸ πεδίον καὶ τά τε βοσκήματα καὶ τὴν χώραν διέφθειρεν. εἶχε δὲ ἡ ὕδρα ὑπερμέγεθες σῶμα, κεφαλὰς ἔχον ἐννέα, τὰς μὲν ὀκτὼ θνητάς, τὴν δὲ μέσην ἀθάνατον.

Y le ordenó como segundo trabajo matar a la Hidra de Lerna; y esta criándose en el pantano de Lerna salía a la llanura y a los pastos y arruinaba la tierra; y tenía la hidra un cuerpo desmesurado que tenía nueve cabezas, por una parte, ocho mortales, y por otra la de en medio inmortal.

ἐπιβὰς οὖν ἅρματος, ἡνιοχοῦντος Ἰολάου, παρεγένετο εἰς τὴν Λέρνην, καὶ τοὺς μὲν ἵππους ἔστησε, τὴν δὲ ὕδραν εὑρὼν ἔν τινι λόφῳ παρὰ τὰς πηγὰς τῆς Ἀμυμώνης, ὅπου ὁ φωλεὸς αὐτῆς ὑπῆρχε, βάλλων βέλεσι πεπυρωμένοις ἠνάγκασεν ἐξελθεῖν, ἐκβαίνουσαν δὲ αὐτὴν κρατήσας κατεῖχεν.

Así pues, montando en un carro, aunque llevando las riendas Yolao, se presentó en Lerna y detuvo los caballos, y encontrando la hidra en una colina junto a las fuentes del Amimones, en donde estaba la guarida de esta, hiriéndola con dardos impregnados en fuego, la obligó a salir, y reteniendo a ésta cuando salía la asió con fuerza.

ἡ δὲ θατέρῳ τῶν ποδῶν ἐνείχετο περιπλακεῖσα. τῷ ῥοπάλῳ δὲ τὰς κεφαλὰς κόπτων οὐδὲν ἀνύειν ἠδύνατο· μιᾶς γὰρ κοπτομένης κεφαλῆς δύο ἀνεφύοντο. ἐπεβοήθει δὲ καρκίνος τῇ ὕδρᾳ ὑπερμεγέθης, δάκνων τὸν πόδα.

Pero ella, enroscándose, se prendía a una de las piernas, y a pesar de golpear las cabezas con la maza, nada podía conseguir, pues de una cabeza cortada surgían dos cabezas y socorría a la hidra un cangrejo enorme que mordía los pies.

διὸ τοῦτον ἀποκτείνας ἐπεκαλέσατο καὶ αὐτὸς βοηθὸν τὸν Ἰόλαον, ὃς μέρος τι καταπρήσας τῆς ἐγγὺς ὕλης τοῖς δαλοῖς ἐπικαίων τὰς ἀνατολὰς τῶν κεφαλῶν ἐκώλυεν ἀνιέναι. καὶ τοῦτον τὸν τρόπον τῶν ἀναφυομένων κεφαλῶν περιγενόμενος, τὴν ἀθάνατον ἀποκόψας κατώρυξε καὶ βαρεῖαν ἐπέθηκε πέτραν, παρὰ τὴν ὁδὸν τὴν φέρουσαν διὰ Λέρνης εἰς Ἐλαιοῦντα,

Por eso, después de matarlo pidió él también socorro a Iolao, quien incendiando una parte de un bosque próximo, quemando con tizones los cuellos de las cabezas impedía que salieran de nuevo y, haciéndose dueño de las cabezas que crecían de tal forma, cortando la que era inmortal, la enterró y le colocó encima una pesada piedra junto al camino que lleva a través de Lerna hacia Eleúnte;

τὸ δὲ σῶμα τῆς ὕδρας ἀνασχίσας τῇ χολῇ τοὺς ὀιστοὺς ἔβαψεν.

y abriendo el cuerpo de la hidra, empapó los dardos en la bilis.

Εὐρυσθεὺς δὲ ἔφη μὴ δεῖν καταριθμῆσαι τοῦτον ἐν τοῖς δέκα τὸν ἆθλον· οὐ γὰρ μόνος ἀλλὰ καὶ μετὰ Ἰολάου τῆς ὕδρας περιεγένετο.

Pero Euristeo dijo que no podía contarse este trabajo entre los diez, pues no había dominado a la hidra solo, sino con la ayuda de Yolao.

5,2  glosario: ἐπέταξεν: ver ἐπιτὰσσω. ἐξέβαινεν: ver έκβαίνω. διέφθειρεν: ver διαφθείρω. ἐπιβὰς: ver ἐπιβαίνω: παρεγένετο: ver παραγίγνομαι. ὑπῆρχε: ver ὑπάρχω. βέλεσι: ver βέλος-ους τό. πεπυρωμένοις: Dativo plural del participio de perfecto del verbo πυρόω. ἐξελθεῖν: Busca el verbo simple primero y luego su compuesto. κρατήσας: Nominativo masculino del participio de aoristo de κρατέω. ποδῶν: ver πούς ποδος ὁ. περιπλακεῖσα: Nominativo singular femenino del participio de aoristo de περιπλέκω. μιᾶς: Numeral εἷς μῖα ἕν (nominativo). καταπρήσας: Nominativo singular masculino del participio aoristo activo de καταπίμπρημι. περιγενόμενος: ver περιγίγνομαι. ἀποκόψας: Nominativo singular masculino del participio de aoristo de ἀποκόπτω. κατώρυξε: ver κατορύσσω. ἐπέθηκε: ver ἐπιτίθημι. φέρουσαν: Participio femenino de φέρω. ἀνασχίσας: ver ἀνασχίζω. ἔβαψεν: ver βάπτω. περιεγένετο: ver περιγίγνομαι

Perseo libera a Andrómeda

Ἀππολόδωρος Βιβλιοθήκη (Β, 4,3)

APOLODORO, BIBLIOTECA (II, 4, 3)

παραγενόμενος δὲ εἰς Αἰθιοπίαν, ἧς ἐβασίλευε Κηφεύς, εὗρε τὴν τούτου θυγατέρα Ἀνδρομέδαν παρακειμένην βορὰν θαλασσίῳ κήτει. Κασσιέπεια γὰρ ἡ Κηφέως γυνὴ Nηρηίσιν ἤρισε περὶ κάλλους, καὶ πασῶν εἶναι κρείσσων ηὔχησεν ·

Presentándose en Etiopía a la que gobernaba Cefeo, encontró a la hija de este, Andrómeda, que estaba expuesta como alimento para un monstruo marino. Pues Casiopea, la mujer de Cefeo disputó con las Nereidas por su belleza y se jactó de ser mejor que todas.

ὅθεν αἱ Νηρηίδες ἐμήνισαν, καὶ Ποσειδῶν αὐταῖς συνοργισθεὶς πλήμμυράν τε ἐπὶ τὴν χώραν ἔπεμψε καὶ κῆτος.

Por esto las Nereidas se enojaron y Poseidón, irritado junto con ellas, envió al país una inundación y un monstruo marino.

Ἄμμωνος δὲ χρήσαντος τὴν ἀπαλλαγὴν τῆς συμφορᾶς, ἐὰν ἡ Κασσιεπείας θυγάτηρ Ἀνδρομέδα προτεθῇ τῷ κήτει βορά, τοῦτο ἀναγκασθεὶς ὁ Κηφεὺς ὑπὸ τῶν Αἰθιόπων ἔπραξε, καὶ προσέδησε τὴν θυγατέρα πέτρᾳ.

Y habiendo vaticinado Amón el fin de la desdicha si Andrómeda, la hija de Casiopea, era expuesta como alimento para el monstruo, Cefeo obligado por los etíopes lo hizo y ató a la hija una roca.

ταύτην θεασάμενος ὁ Περσεὺς καὶ ἐρασθεὶς ἀναιρήσειν ὑπέσχετο Κηφεῖ τὸ κῆτος, εἰ μέλλει σωθεῖσαν αὐτὴν αὐτῷ δώσειν γυναῖκα. ἐπὶ τούτοις γενομένων ὅρκων, ὑποστὰς τὸ κῆτος ἔκτεινε καὶ τὴν Ἀνδρομέδαν ἔλυσεν.

Cuando Perseo la vio y se enamoró de ella prometió a Cefeo matar al monstruo si es que, una vez salvada, fuese a darla a él como esposa. Una vez hechos los juramentos en estos términos, apostándose mató al monstruo y liberó a Andrómeda.

Notas: Ἀμμων, Ἄμμωνος: Ammón, divinidad de Egipto, célebre por su oráculo; προτεθῇ: aoristo pasivo de προτίθημι. ἀναγκασθεὶς: nominativo masculino del participio de aoristo pasivo de ἀναγκάζω. ἐρασθεὶς: participio aoristo pasivo de ἐράω. σωθεῖσαν: participio femenino pasivo de σῴζω. ὑποστὰς: participio de aoristo del v. ὑφίστημι. Νηρηΐς Νηρηΐδος: Nereidas, ninfas marinas (Νηρηίσιν, dat. pl.);  χρῄζω profetizar; ἧς: genitivo regido por verbos de mando o gobierno (complemento de régimen). ἤρισε: aoristo activo de ἐρίζω. Νηρηίσιν: Νηρείς-ιδος ἡ Nereida. ηὔχησεν: aoristo de αὐχέω.

franjaAtlas mitológico de Grecia: isla de Sérifos, en el mar Egeo

Χώρα Σερίφου

SÉRIFOS [Σέριφος] Lugar adonde Danae y Perseo arriban, llevados por las olas, en el interior del arca. Aquí son hallados por Dictes, hermano del rey de la isla, quien los rescata del mar sirviéndose de una red y toma a su cargo la crianza del niño. Pasado el tiempo, el rey Polidectes, sintiéndose atraído por la hermosa Danae, busca la manera de apartar de ella al joven Perseo. Así pues, finge aspirar a la mano de Hipodamía, hija de Enómao de Pisa, y encomienda a sus súbditos reunir caballos para enviar un presente al padre de la novia. Perseo, que no poseía ninguno pero que deseaba ver casado al rey, se ofrece a aportar cualquier otra cosa que éste solicitara, ocasión que aprovecha Polidectes para encomendarle traer la cabeza de la Gorgona Medusa. La diosa Atenea -enojada desde antiguo con Medusa por haber profanado uno de sus templos yaciendo en él con Poseidón- se muestra solícita a ayudar a Perseo, a quien entrega un resplandeciente escudo de bronce y da instrucciones de dirigirse a la morada de las Grayas en los montes del Atlas. Las tres Grayas -o Fórcides- eran hermanas de las Gorgonas, viejas de nacimiento y tenían en común un solo ojo y un solo diente, que utilizaban por turnos pasándoselos de una a otra. Perseo las sorprende en uno de los cambios y se apodera con destreza del ojo, obligando así a las tres Grayas a revelarle el paradero de ciertas Ninfas de quienes el héroe, siguiendo instrucciones de Atenea, habría de obtener unas sandalias aladas, el casco de Hades y un zurrón especial llamado «kíbisis» que le permitiría transportar en su interior la terrible cabeza de Medusa. Pertrechado con dichas prendas, Perseo cruza el Océano y arriba al lugar donde moraban las Gorgonas, a quienes sorprende dormidas sobre el suelo. Guiado por la imagen reflejada en su escudo, el héroe se aproxima sigiloso a Medusa, pues sabía muy bien que, de alcanzarle directamente su mirada, quedaría al instante convertido en piedra. Blandiendo con destreza una hoz recibida de Hermes, Perseo decapita de un golpe a la Gorgona, de cuya sangre derramada nacen al punto Criasor y el caballo Pegaso, a quienes la temible Medusa había engendrado con Poseidón.

Cubierto con el casco de la invisibilidad, el héroe consigue escapar de las hermanas inmortales de su víctima, portando consigo en la «kíbisis» la horrenda cabeza de escamas de dragón, dientes de jabalí y mirada fatal. Al sobrevolar Etiopía, donde reinaba Cefeo, encuentra a la princesa Andrómeda expuesta en una roca como presa para un monstruo marino. El pueblo, siguiendo un oráculo de Ammón, intentaba con este sacrificio aplacar la ira de la temible criatura enviada para su desgracia por Poseidón tras haberse jactado la reina Casiopea de ser más hermosa que todas las Nereidas. Enamorado Perseo de la bella e inocente Andrómeda, se ofrece a librar a Cefeo y a su pueblo del azote del cetáceo a cambio de la mano de la joven princesa. Los etíopes aceptan con entusiasmo la propuesta y el héroe cumple con su parte dando muerte al monstruo enviado por el dios del mar; pero Fineo, hermano de Cefeo y pretendiente de Andrómeda, no tarda en alentar una conspiración contra Perseo para evitar que parta llevándose consigo a la princesa. El héroe, valiéndose entonces del poder de la horrenda cabeza de Medusa, deja a los confabulados convertidos en piedra.

Algunos autores sitúan el célebre episodio del rescate de Andrómeda en la ciudad de Joppe (Jaffa), en las costas de la actual Palestina, donde, según Pausanias, la tradición local atribuía el intenso color de sangre de una fuente sita allí a orillas del mar al hecho de que Perseo se lavara en sus aguas tras haber dado muerte al monstruo.

Apolodoro Il, 4.1-3 Hesíodo: Teogonía 270 y ss.; Escudo 223, Esquilo: Prometeo 794 y ss. Ovidio: Metamorfosis IV, 774 y ss. Higino: Fábulas 63 y 64; Astronomía poética 1, 11 y 12, Apolonio de Rodas IV, 1092 Horacio: Odas Il, 16.1. Eratóstenes: Catasterismos 16, 17, 22 y 36 Estrabón X, 5.10 (Pausanias IV, 35.9 Escoliasta de Licofrón: Alejandra 836 Plinio: Historia Natural V, 69)

Perseo se enfrenta a las Gorgonas

Ἀππολόδωρος Βιβλιοθήκη (Β, 4, 2) APOLODORO, BIBLIOTECA (II, 4, 2)

[Β 4,2] ἦσαν δὲ αὗται Σθενὼ Εὐρυάλη Μέδουσα. μόνη δὲ ἦν θνητὴ Μέδουσα· διὰ τοῦτο ἐπὶ τὴν ταύτης κεφαλὴν Περσεὺς ἐπέμφθη.

Ellas eran Esteno, Euríale y Medusa. La única mortal era Medusa. Por esa causa Perseo fue enviado a por la cabeza de esta.

εἶχον δὲ αἱ Γοργόνες κεφαλὰς μὲν περιεσπειραμένας φολίσι δρακόντων, ὀδόντας δὲ μεγάλους ὡς συῶν, καὶ χεῖρας χαλκᾶς, καὶ πτέρυγας χρυσᾶς, δι᾽ ὧν ἐπέτοντο.

Las Gorgonas tenían las cabezas rodeadas de escamas de dragón y grandes colmillos como de jabalíes, manos broncíneas y alas doradas con las que volaban.

τοὺς δὲ ἰδόντας λίθους ἐποίουν. ἐπιστὰς οὖν αὐταῖς ὁ Περσεὺς κοιμωμέναις, κατευθυνούσης τὴν χεῖρα Ἀθηνᾶς, ἀπεστραμμένος καὶ βλέπων εἰς ἀσπίδα χαλκῆν, δι᾽ ἧς τὴν εἰκόνα τῆς Γοργόνος ἔβλεπεν, ἐκαρατόμησεν αὐτήν.

A los que las veían los convertían en piedras. Perseo colocándose junto a ellas cuando estaban dormidas y guiándole Atenea su mano, volviéndose y mirando al escudo de bronce por el que él veía la imagen de la Gorgona, la decapitó.

ἀποτμηθείσης δὲ τῆς κεφαλῆς, ἐκ τῆς Γοργόνος ἐξέθορε Πήγασος πτηνὸς ἵππος, καὶ Χρυσάωρ ὁ Γηρυόνου πατήρ· [Β 4,3] τούτους δὲ ἐγέννησεν ἐκ Ποσειδῶνος.

Una vez cortada la cabeza, surgió de la Gorgona el caballo alado Pegaso y Crisaor, el padre de Gerión. A éstos los había engendrado de Poseidón.

Texto adaptado I

Ἡ Μέδουσα ἀναϕέρεται ἐν τῇ ἑλληνικῇ μυθολογίᾳ ὡς μία τῶν τριῶν Γοργόνων. ἦσαν δὲ αὗται Σθενὼ, Εὐρυάλη καὶ Μέδουσα. μόνη δὲ Μέδουσα ἦν θνητὴ · διὰ τοῦτο ἐπέμφθη Περσεὺς ἐπὶ τὴν κεφαλὴν αὐτῆς. εἶχον δὲ αἱ Γοργόνες ἐν ταῖς κεφαλαῖς δράκοντας ἀντὶ τριχῶν, ὀδόντας δὲ μεγάλους ὡς συῶν, καὶ χεῖρας χαλκᾶς, καὶ πτέρυγας χρυσᾶς, δι᾽ ὧν ἐπέτοντο. αἱ Γοργόνες ἦσαν τόσον φοβεραὶ ὥστε τοὺς δὲ αὐτὰς ἰδόντας ἐποίουν λίθους. ἐπιστὰς οὖν αὐταῖς ὁ Περσεὺς κοιμωμέναις, κατευθυνούσης τὴν χεῖρα Ἀθηνᾶς, ἀπεστραμμένος καὶ βλέπων εἰς ἀσπίδα χαλκῆν, δι᾽ ἧς τὴν εἰκόνα τῆς Γοργόνος ἔβλεπεν, ἐκαρατόμησεν αὐτήν. ἀποτμηθείσης δὲ τῆς κεφαλῆς, ἐκ τῆς Γοργόνος ἐξέθορε Πήγασος, πτηνὸς ἵππος.

Texto adaptado II

Ἡ Μέδουσα ἀναϕέρεται ἐν τῇ ἑλληνικῇ μυθολογίᾳ ὡς μία τῶν τριῶν Γοργόνων. ἦσαν δὲ αὗται Σθενὼ, Εὐρυάλη καὶ Μέδουσα. μόνη δὲ Μέδουσα ἦν θνητὴ · ἔχουσιν δὲ αἱ Γοργόνες ἐν ταῖς κεφαλαῖς δράκοντας ἀντὶ τριχῶν, ὀδόντας δὲ μεγάλους ὡς συῶν, καὶ χεῖρας χαλκᾶς, καὶ πτέρυγας χρυσᾶς. αἱ Γοργόνες ἦσαν τόσον φοβεραὶ ὥστε οἱ ἄνθρωποι γίγνονται λίθοι, ἐπεὶ ὁρῶσιν αὐτάς. ἡ Ἀθηνᾶ πέμπει Περσέα ἐπὶ τὴν κεφαλὴν αὐτῆς. προσχωρεῖ μὲν αὐταῖς Περσεὺς ἐν ᾧ κοιμωνται ἐν τῷ ἄντρῳ αὐτῶν, κατευθύνει δὲ τὴν χεῖρα Ἀθηνᾶς, διότι ὁ Περσεὺς οὐ δύναται βλέπειν τὴν εἰκόνα τῆς Γοργόνος. ὁ Περσεὺς ἀποτέμνει τὴν κεφαλὴν αὐτῆς καὶ δίδωσι τῇ Ἀθηνᾷ. ἐκ δὲ τοῦ σώματος τῆς Γοργόνος ὁρμᾶται Πήγασος, πτηνὸς ἵππος.

Β, 4, 2 ἐπέμφθη: Tercera persona del singular del aoristo pasivo de πέμπω. περιεσπειραμένας v. περισπεράω: “rodear”. φολίσι: φολίς, ιδος: “escama”. ἐπιστὰς: Nominativo singular masculino del participio de aoristo de ἐφίστημι. κατευθυνούσης: v. κατευθύνω: “dirigir”. ἀπεστραμμένος: participio de perfecto medio-pasivo v. ἁποστρέφω. ἐκαρατόμησεν: aoristo del v. καρατομέω: “decapitar”. ἀποτμηθείσης: gen. Participio de aoristo pasivo del verbo ἀποτμήγω= ἀποτέμνω. ἐγέννησεν: Aoristo de indicativo de γεννάω

franja

Atlas mitológico de Grecia: Argos

ARGOS [Ἄργος]. Lugar de nacimiento de Perseo, hijo de Zeus y Dánae. La princesa Danae había sido encerrada en el interior de un habitáculo subterráneo de bronce por su padre Acrisio, rey de Argos, quien intentaba de este modo evitar el cumplimiento del funesto oráculo que había anunciado su muerte a manos de su futuro nieto. Enamorado de la joven, Zeus adopta la forma de una lluvia de oro y se filtra en la cámara a través del techo para unirse secretamente a ella. Cuando, pasado el tiempo, la princesa da a luz de forma inexplicable, Acrisio la introduce en un arca junto a la criatura y la arroja a las aguas del mar. Una variante marginal del mito atribuye al rey Preto de Tirinto la paternidad de Perseo, tratando de explicar así la proverbial rivalidad entre éste y Acrisio, su hermano gemelo. Apolodoro II. 4.1 Higino: Fábulas 63; Horacio: Odas Ill, 16.1; Pausanias Il, 23.7 Píndaro: Odas Píticas XIl, 17 Apolonio de Rodas IV, 1092 Libanio: Progymnasmata Il, 41 Sófocles: Electra 944 Simónides: Fragmentos 37 y 38 (Apolodoro ll, 2.1 y 4.1)

franja