LA CASA ROMANA

Reconstrucción de una casa pompeyana con sus pinturas

La vivienda romana

   Es oportuno detenerse por un momento a explicar los nombres con los que los romanos denominaban los diferentes tipos de vivienda. El primer lugar tenemos la casa -ae, f., que para los romanos era una cabaña, una choza, propia de las aldeas y del campo; llama la atención que, desde el punto de vista lingüístico, casa es el nombre que se ha mantenido en castellano y en italiano para indicar la vivienda. En segundo lugar cabe destacar la domus -us, f., que se corresponde a la casa unifamiliar. Esta palabra se ha perdido en castellano, pero de ella han derivado otras que están estrechamente relacionadas con la casa, como, por ejemplo, domicilio, doméstico. En tercer lugar señalamos la insula -ae, f., que se corresponde a un edificio de varias plantas con apartamentos, que por lo general se alquilaban. El nombre de insula (isla) es significativo: pues este bloque de apartamentos ocupaba una manzana entera, por lo que, al estar rodeada de calles, daba la impresión de ser una especie de isla. Por último, queda por definir la casa de campo, que se llamaba villa -ae, f. Con este nombre se designa tanto el sistema de explotación agrario (como puede ser hoy en día un cortijo, con sus tierras, casa residencial del propietario, casa de los jornaleros, almacenes y cuadras de los animales), pero también una villa residencial o de recreo.

 

La domus itálica: caracteres generales

   Los romanos exportaron la estructura de la domus a todos los lugares del imperio y pervive hasta hoy en día (citemos, sin ir muy lejos, las casas con patio cordobesas). La domus típicamente romana está compuesta por un patrio central (atrium) alrededor del cual se articula toda la casa. La casa romana, respecto a la de hoy en día, está encerrada en si misma: no hay ventanas que den hacia el exterior, hay un solo acceso a la calle (en algunos casos hay una puerta secundaria llamada posticum), pues el patio tiene la función de iluminar las estancias pero también de airearlas, y la domus  suele tener una sola planta.

    Hay que comprender que las domus no fueron siempre iguales a lo largo de la historia de Roma, sino que sufrieron modificaciones sustanciales en su planta y distribución con el paso del tiempo. Las primeras domus debieron ser más simples, y a partir de la influencia cultural griega, fueron modificándose progresivamente para adaptarse a los nuevos gustos. Los elementos de que constaban son:

Fauces y vestibulum (entrada y recibidor)
Tabernae (tiendas)
Atrium (patio)
Impluvium (pequeño embalse)
Tablinum (recibidor, oficina)
Hortus (huerto)
Triclinium (comedor)
Alae (habitaciones de servicio)
Cubicula (dormitorios)

Plano de una domus del siglo II a.C.

Planta de una domus del siglo II a.C.

    Se accedía a la domus por las fauces (literalmente “bocas”) y el vestibulum; si la casa era de una familia importante, al lado del vestibulum se encontraba el cuarto del ostiarius (el portero), que vigilaba el acceso. El resto de la fachada del edificio solía estar ocupado por las tabernae (tiendas, bares, panaderías, que el dueño alquilaba a esclavos o libertos) que no tenían ninguna comunicación con la casa. Tras el vestibulum se accedía al atrium, un patio con cuatro lados. Existían varios tipos de atrium según la cubierta y según la presencia de más o menos columnas que sujetaban la cubierta. El atrium se componía de un compluvium (abertura en el techo), y de un impluvium en el suelo,o embalse que recogía el agua de lluvia que caía del compluvium; el agua se solía almacenar en una cisterna subterránea y abastecía a la casa. En el atrium se encontraba el lararium, una pequeña capilla donde se conservaban las estatuas de los Lares (dioses protectores de la casa).

    En torno al atrium se disponían los cubicula (dormitorios), que eran estancias cuadradas muy pequeñas y con un mobiliario muy escaso (simplemente una cama y, como mucho, un pequeño armario) y las alae, habitaciones de servicio. Las estancias más importantes que daban al atrium eran el tablinum (estudio u oficina donde el señor  recibía las visitas de negocios, clientes etc.) y el triclinium, que era el comedor. La cocina, las habitaciones de los sirvientes (alae) y los baños solían estar apartados del atrium, en torno a un segundo patio interior, más amplio y abierto, y rodeado de columnas (peristylum [περίστυλος]). Al extremo del peristylum podía haber un espacio con bancos semicirculares (exedra [ἐξέδρα]) donde tener tranquilas conversaciones filosóficas. Algunas casas de Pompeya tenían en su parte posterior un área cerrada, llamada hortus, usada como huerto con árboles frutales.

Ahora podemos dar un paseo virtual por una casa romana:

Y qué tal un vídeo sobre la decoración de la casa romana:

EJERCICIOS (copia, inserta y contesta en la sección de comentarios)

Completa los espacios en blanco.
Acabamos de ver que los romanos daban diferentes nombres a las viviendas. La casa más primitiva, con forma de cabaña, se llamaba  ______. La vivienda unifamiliar se denominaba _____ . También existía un tipo de casa de varias plantas con apartamentos, llamada ______. Por último, la casa de campo recibía el nombre de  _____.
¿Cuál era el espacio de la domus alrededor del cual se articulaban las restantes estancias?
El tablinum.
El vestibulum.
El atrium.
¿Cómo se llama en latín el dormitorio?
Cubiculum.
Caenaculum.
Impluvium.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s